TRES SOLES. SOLSTICIOS Y EQUINOCCIOS

Hoy, 21 de junio, da comienzo al invierno en el hemisferio sur. A partir de hoy, el punto donde sale y se pone el sol se desplazará hacia el sur paulatinamente durante los próximos 183 días con el consiguiente alargamiento de las horas de sol.

A pedido de muchos de nuestros seguidores, adicionamos el atardecer del equinoccio de marzo a la ya histórica composición que había sido publicada anteriormente.

Viñedos Oceánicos

Desde hace algún tiempo que venimos escuchando la frase «vino oceánico», para los viñedos plantados en las cercanías del mar. Eso nos trajo el siguiente disparador; ¿a qué se refiere por oceánico? ¿Hay alguna característica intrínseca en ellos?. Vamos a investigar de qué se trata el clima oceánico, su distribución en el mundo, la relación con las regiones más tradicionales europeas y conocer si existe en Argentina, y si hay viñedos y vinos de allí. Acompañanos.

A lo largo de la historia, los viñedos se han desarrollado en regiones próximas al mar. Sino revisemos muchas de las regiones más famosas del mundo y qué tan lejos se encuentran de un cuerpo de agua masivo. El por qué de ello radica en el poder de regular el clima y en la humedad y precipitaciones que aporta el océano cuando se encuentra con las masas de tierra. En el siglo XX, con la inmigración hacia América, Sudáfrica y Australia, se comenzó a conquistar zonas más cálidas, con menos precipitaciones que fueron cultivadas gracias al aporte de agua desde los ríos. Con eso, se suplía la demanda hídrica que no podían aportar las nubes. Mendoza y San Juan son dos ejemplos muy claros de vitivinicultura en zonas que para un europeo promedio les resultaría extremas o imposible. Una cosa se debe tener en cuenta es que no por estar cerca del mar (inclusive al lado), significa que exista una influencia marcada en el clima por parte de él. El mejor ejemplo es la Patagonia argentina, lugar donde el viento seco del oeste prevalece y transforma el paisaje en un desierto árido, seco y frío. Situación similar sufre el sector norte de Chile y Perú, o las costas de Namibia.

CLIMA OCEÁNICO: DEFINICIÓN

Para hablar de clima oceánico, nos tenemos que remitir al sistema de clasificación climática de Köppen-Geiger, la más «estándar» y de referencia que existe. Estos señores dividieron a los climas en cinco grandes grupos, desde tropical pasando por árido, templado, continental hasta polar. Dentro del grupo de los climas templados, existe uno en particular que está asociado al clima oceánico.

El clima oceánico, marítimo, atlántico o británico es un clima propio de latitudes templadas, próximas al océano e islas donde el viento sopla desde el mar hacia el continente. Esto es importante porque que el viento provenga desde el océano significa que trae consigo aire más fresco que el del continente y la humedad con sus lluvias. Las oscilaciones térmicas diurnas y anuales son pequeñas o moderadas, lo que significa que no existen grandes cambios de temperaturas a diferencias de los climas continentales. Poseen abundantes lluvias a lo largo de todo el año (1000mm o más), aunque con un máximo en invierno y no existe temporada seca. En la clasificación de Köppen es el Cfb (C= Templado, f= sin temporada seca, b= veranos cálidos). En el siguiente mapa van a ver la distribución mundial de este clima y podrán notar lo acotado que es.

Como era de esperarse, el norte de España e Italia, Francia, Alemania poseen este clima. También Nueva Zelanda, este de Australia y algunas porciones puntuales de Sudáfrica. Por último, en América se encuentra mucho más acotado a la región de los Lagos en Chile, a la costa sur de la provincia de Buenos Aires y a la sierra Atlántica brasilera.

Si hacemos un acercamiento a Sudamérica, vemos toda una franja de colores verdes claros que domina el este y noreste del país. Es el denominado clima subtropical húmedo (Cfa). El resto del país es cruzado por la diagonal árida sudamericana que va desde el norte chileno hasta Santa Cruz y otros ambientes un poco más locales que van desde árido desértico y caliente (BWh) a templado de inviernos secos y veranos cálidos (Cwa). La única porción del país con clima oceánico está restringida a la provincia de Buenos Aires y más puntualmente a la costa desde Mar del Plata hasta Bahía Blanca

El lector meticuloso encontrará el por qué. Allí la costa se posiciona casi de este a oeste, permitiendo el ingreso del viento proveniente del mar hacia el continente y por ende, moldeando su clima. Hacia el norte de Mar del Plata, la influencia del cálido Río de la Plata vuelve el clima a Cfa, mientras que hacia el sur de Bahía Blanca el clima se vuelve desértico rápidamente. Se debe tener en cuenta que los límites planteados en el mapa son aproximados y planteados para una escala continental. Existen otros mapas a nivel país o provincias realizado por organismos públicos que difieren entre sí sobre la extensión de la impronta marina sobre el país. Acá sólo dos ejemplos:

En nuestra experiencia personal de analizar información meteorológica sumado al reconocimiento de la región y al hablar con agrónomos de la zona que se dedican a los cultivos intensivos, le creemos un poco más al de la izquierda, pero limitándolo hacia la zona norte de Mar del Plata. Tenemos información de un viñedo a pocos kilómetros de Cariló, donde la marcha climática de las vides es muy diferente a lo que se pueden encontrar en el eje productivo Balcarce – Chapadmalal. Por lo tanto, nos pusimos manos a la obra y con la información de muchos productores de la región hicimos este humilde y tentativo mapa donde el clima está moldeado por el océano.

Es interesante notar como el dominio del mar se extiende hacia adentro del continente por la parte más baja en términos topográficos, entre los dos sistema serranos y llegando a alcanzar a la ciudad de Tres Arroyos. Inclusive existen estudios en curso que intentan determinar las precipitaciones orográficas en la sierra de la Ventana y han determinado una muy leve influencia oceánica en algunos puntos de este sistema.

Con esto queda preguntarnos donde están los proyectos que poseen influencia marina en su clima dentro de Argentina. La producción de uva en Buenos Aires está concentrada en diferentes puntos, dos de ellos son los dos sistemas serranos. De ellos, el único con una influencia marcada es el de Tandil, y por lo tanto los proyectos entre Balcarce y Mar del Plata. Confeccionamos un mapa de viñedos basados en nuestra propia base de datos:

Se debe mencionar que la proximidad al mar hace que la temperatura varíe y mucho. Por ejemplo, entre los dos viñedos de Trapiche, uno ubicado a 8km del mar y el otro a 1km, cambia una franja Winkler, de II a I usualmente. La zona de Puerta del Abra está en la zona de transición entre el templado oceánico y el continental, y entre este proyecto de Balcarce y la costa podemos encontrar una transición de valores de temperaturas. Para nosotros, donde el clima oceánico coincide con los suelos super pobres de las sierras, es una zona que tiene uno de los mayores potenciales cualitativos del país. Un registro climático al otro extremo de lo que estamos acostumbrados en el árido desierto y que lleva consigo enormes desafíos vitivinícolas. De a poco, los vinos que van saliendo, corroboran nuestra teoría.

Barrancas. Aire, tierra, suelo

Vista aérea de con algunos de los productores más importantes referenciados

Esta región vitivinícola ubicada en el extremo sur de Maipú y parte de la Primera Zona está completamente dominada por los cauces más recientes del río Mendoza. Quien quiera conocer en detalle ese proceso puede buscar las publicaciones dedicadas a esta Indicación Geográfica en Perfil – Guías – Primera Zona.

Viñedos y las famosas barrancas que le dan nombre al lugar
Antigua viña, piqueta de escala
Viñedos otoñados y calicata 🍁
Viñedos otoñados y calicata 🍁
Olivos, el otro cultivo de importancia del lugar 🫒
Segunda flor olvidada
Perfil de calicata. Suelos arenosos sobre depósitos modernos del río Mendoza
Desarrollos radiculares

Ustedes amigos, ¿qué productores o vinos han tomado de esta gran región?
Si te gustó el posteo y llegaste hasta acá leyendo, apoyanos con un like!

Chacras de Coria

Este pequeño distrito tiene una gran reputación dentro de Mendoza por ser un lugar con ritmo de pueblo, tranquilo, muy verde, con añosos árboles, todo lo propicio para casas de fin de semana. A sólo 15km del microcentro, se convirtió en el lugar deseado por muchos para vivir y desde hace tiempo cambió su principal actividad, la vitivinicultura por los barrios privados. ¿Qué pasó? ¿Cuántos viñedos y proyectos quedan en pie? A continuación les contaremos al historia.

Chacras (así, a secas) está dentro del departamento de Luján de Cuyo, a mitad de camino entre la localidad cabecera y el vecino Godoy Cruz. Su historia se remonta hasta 1576, apenas 25 años después de la fundación de Mendoza. Nació y se mantuvo como un lugar esencialmente de cultivo de hortalizas y demás hasta entrado el siglo XX, donde la vitivinicultura se expandió rápidamente por la zona. En 1975 hubo una crisis muy importante en la industria del vino lo que llevó a abandonar muchas hectáreas de vid y la gente más pudiente de Mendoza comenzó a construir casas de veraneo y de fin de semana. La cercanía a la ciudad, la tranquilidad y el verde y principalmente las noches frescas en verano lo hacían un lugar idílico. Ya a partir de los 90´s el proceso se aceleró con los primeros barrios privados y callejones comuneros hasta llegar a la actualidad, donde casi todo está cubierto por casas.

«Casi todo», porque todavía sobreviven algunos proyectos super interesantes. Ante nuestros ojos, en tiempo real, estamos viendo como un distrito lleno de viñedos se está quedando sin nada, tal cual le pasó a La Puntilla y le está pasando a otros (Vistalba, Drummond, Carrodilla).

Finca Adalgisa, 1 hectárea en el corazón de Chacras

En el mapa aparece el distrito marcado en celeste, y la superficie de viñedo en verde, donde apenas 37ha repartidos en una docena de productores están totalmente rodeadas de barrios. En amarillo aparecen 60ha viñedos arrancados y abandonados en el último año y próximos a lotearse. Saquen sus cuentas y vean cuanto más van a sobrevivir las hectáreas restantes. Lo bueno es que la facultad de Ciencias Agrarias posee un inmenso terreno en la zona y se convirtieron en los mayores productores del distrito y lo que es aún mejor, tienen su propia etiqueta de vinos.

El lado positivo de la historia es lo que hacen algunos productores y entusiastas del vino con lo que queda. Algunos apuestan a sostener muy poca superficie y apalancarlo con turismo, otros a la resistencia y existe un último grupo que apuesta a la recuperación de viñedos abandonados, como el amigo @soypablocaparros y su Sueños de Revolución. La foto del «antes y después» de una minúscula parcela es el mejor ejemplo de la garra y empeño que le están poniendo para sostener la zona:

El listado completo de etiquetas de Chacras de Coria es: Sueños de Revolución, Araoz, @closdechacras, @fincaadalgisa, Agrarias, Cavas de Chacras y Casa de Contratista. Comprar una botella de esos proyectos no es sólo comprar vino, también es apoyar a una zona histórica a que resista un poquito más el avance certero de la urbanización. Nos leemos.

LAS NUEVAS VIÑAS

La zona de Gualtallary Lomas, en pleno otoño

Esta foto es particularmente hermosa, y no sólo estamos hablando del paisaje otoñado, de las lomas del Jaboncillo, la cordillera de fondo con el inmenso volcán Tupungato, sino de algo más. Lo nosotros vemos es un cambio de paradigma en como se cultiva en un lugar. ¿Lo notan?

En los últimos años se comenzó a plantar con un conocimiento previo del lugar. Los estudios de suelos, pendientes y otros parámetros llevaron a entender que no todo era lo mismo y que por ende, si se plantaba según los patrones establecidos de cuarteles rectangulares, se ignoraba la heterogeneidad y riqueza del lugar. Con ello empezaron a surgir nuevos proyectos que se acomodan a lo que la naturaleza manda, con cuarteles que copian los diferentes suelos y exposiciones, con varietales pensado para cada tipo de suelo. A nosotros nos da un orgullo «tonto» y una inmensa alegría ver nacer esas nuevas viñas en las que participamos activamente en su división y conformación, a través de cientos de calicatas y de muchos caminados.

Sólo resta tener paciencia y esperar unos pocos años para poder degustar esos vinos nacidos desde el lugar. Creemos que ese es el camino para seguir empujando los límites en los vinos de la más alta gama y llevar a Argentina aún más arriba de donde está.

Cómo siempre y con toda foto de drone, es cortesía del amigo @fedeframa, a quién le agradecemos su generosidad por dejarnos compartirla.