PERDRIEL ESTE

El otoño avanza sin apuros en las terrazas fluviales del río Mendoza. Región histórica, centenaria, con influencia del río, de la sierra de Lunlunta, donde confluyen sedimentos arcillosos, arenosos y las gravas calcáreas. Las calles con los Carolinos centenarios, la viña en guyot, el clima súper fresco por las noches que atrasan la madurez de los cabernet hasta bien entrado abril. Allí se afincaron bodegas como @bodegabonfanti y @krontiras.wines, las cuales todavía soportan la inmensa presión inmobiliaria a la que es sometida esa zona.

VINOS

 Después de mucho recorrer regiones y viñedos, nos decidimos a «hacer» vinos. La premisa fue muy simple desde el principio, vinificar zonas que nos llamen la atención, ya sea por la geología del lugar, el clima, el paisaje o la historia. Debido a la falta de recursos de todo tipo, elegimos sólo tres regiones (Puchuzúm, El Cepillo y El Sosneado) para esta primera vendimia y llamamos a @matiasmacias73 y el @vasq.barreal para que nos ayuden con semejante empresa.

PUCHUZÚM es un pequeño paraje en el extremo norte del valle de Calingasta, donde la Precordillera muestra todos sus colores. Allí hay una viñita muy sufrida sobre suelos pedregosos, un antiguo lecho del río. El sol en esa región pega duro y las noches son muy frescas, haciendo vinos con características vallistas. El lugar parece perdido en el tiempo, donde este último corre a su ritmo, entre algunas alamedas que murmuran por las brisa permanente.

EL CEPILLO es el extremo sur productivo del valle de Uco. Las heladas pegan con fiereza, los rindes son muy bajos y el precio de la uva no acompaña, por lo que cada vez se pierden más viñas. Allí encontramos una viñita de malbec, 1,5ha en espaldero bajo, de 40 años, que el productor iba a arrancarla. La calidad de la zona es excepcional y decidimos comprarle una pequeña parte de su producción.

EL SOSNEADO es un paraje en la desambocadura del río Atuel, a 1700m y a 40km de Malargüe. En 2019 encontramos 0,2ha de malbec, en un lugar famoso por la nieve y el granizo. Nadie siquiera nos creía que allí había viña, menos que estuviera viva con el clima de la zona. Nunca había sido vinificada. Finalmente, hace tres semanas pudimos cosechar la uva que milagrosamente llegó a madurez, apenas 500kg. Las características del vino lo alejan por completo de lo que uno ha tomado, con bajo alcohol (12,5) y alta acidez natural (pH 3,3).

¿Van a ser comerciales? No lo sabemos, son muy pocas botellas de lugares raros, vinos de baja intervención y seguramente guardaremos muchas para disfrutar en asados con amigos. El proyecto surge desde una necesidad del disfrute y no con un objetivo comercial.

LOS MALBECS DE LOS LAGOS PATAGÓNICOS

Segundo y último posteo sobre el malbec para finalizar la semana donde se ha honrado a nuestra cepa insignia.

Es muy frecuente que en una nueva plantación aparezca alguna variedad no solicitada por el productor al vivero. Esto se debe a una estaca colada o mal seleccionada y eso es lo que le sucedió al amigo @camilodebernardi en su hermoso viñedo de El Bolsón. Pero la historia no termina allí.

La Comarca está sobre el paralelo 42, pegado al límite con Chile. Clima frío, lluvioso, inclusive en verano. Allí abundan los varietales de ciclo corto (chardonnay y pinot), a los que se le suma el merlot que llega a madurar sólo en los sectores de alta pendiente y con orientación norte. Pero nunca a nadie se le ocurriría plantar malbec. Lo que podría quedar en una anécdota de errores de vivero no terminó allí, sino que cuando la temporada es muy cálida para sus parámetros, como la 2017 y 2021, Camilo lo vinifica.

¿Cuánto sale? Apenas un poco más de medio litro, el equivalente a los 8 racimos de la planta. Esta historia mínima tiene un más allá. Los límites climáticos se expanden más rápido de lo que pensábamos, habilitando una multitud de zonas y valles donde la vitivinicultura era una utopía hasta hace muy poco.

LOS LÍMITES DEL MALBEC

Hace poco se cumplió otro festejo por el día de nuestra cepa insignia. Por ello, repasemos a lo largo de la geografía nacional, algunos lugares curiosos donde está plantado.

Malbec federal. Es el varietal más plantado en hectáreas, pero también en provincias. De las provincias productoras, sólo no hay registros de viñedos de malbec en Misiones.

Malbec Austral. En la localidad chubutense de Sarmiento, en plena meseta patagónica, y a escasos kilómetros del límite con Santa Cruz, el malbec sorprendió a propios y extraños al llegar a maduración y pronto estará a la venta. Tuvimos la suerte de probarlo y sorprende la granada que aparece en boca.

Malbec Marítimo. Las viñas de San Javier, cerquita de la desembocadura del río Negro al atlántico y de Viedma, tienen al malbec a menor altura, con apenas 7msnm. Su ubicación a 40km del mar hace que tenga una influencia mixta del océano pero también de los vientos que vienen desde la cordillera, muy al oeste.

Alto Malbec. En la quebrada de Humahuaca está el malbec a mayor altura de Argentina y del mundo. Se plantó malbec a 3300m y se vinifica desde hace años.

Malbec con amplitud. De los datos que tenemos, en Barreal está el malbec con mayor amplitud térmica del país. en una temporada normal, la amplitud térmica del ciclo del malbec es de 24 grados de PROMEDIO. También es la zona de menor precipitación, con sólo 50mm de lluvia anual.

Lluvioso malbec. Algarrobal está en el Valle Templado jujeño, muy cerquita de San Salvador y llueven 1300mm anuales. Allí se cultiva malbec de la yunga, rodeado de un frondozo monte.

Malbec litoraleño. En Entre Ríos existe 14.1ha de malbec sobre las márgenes del río Uruguay. En una cata a ciegas con amigos enólogos, un malbec entrerriano fue la sorpresa de la noche.

Malbec bonaerense. Si hay un lugar que al malbec le ha costado adaptarse es Buenos Aires. Los proyectos cercanos al océano, donde el clima es húmedo, con poca luz y mucho viento, plantaron malbec y terminaron desistiendo debido a la baja productividad y a la falta de madurez. En otros sectores alejados de la influencia del mar como Baker o Ventania, el malbec funciona.

«ANTES, TODO ESTO ERA VIÑA»

Ya documentamos en reiteradas ocasiones como la ciudad de Mendoza se expande con la consecuente pérdida de viñedos. En esta ocasión profundizamos en el sector sur, hasta la margen del río Mendoza.

Revisamos el repositorio de imágenes satelitales de los últimos 20 años y mensuramos la superficie perdida de vides.
En el mapa marcamos los distritos involucrados, todos ellos muy conocidos por quienes habitan la ciudad, en verde los viñedos actuales y en amarillo, los viñedos que se perdieron en los últimos 20 años, ya sea porque se abandonaron o por la construcción de barrios privados.

Sabemos que el avance de la ciudad es justamente hacía la zona analizada, pero nunca pensamos que la pérdida fuera tanta. Para dejarlo en claro, se están perdiendo viñedos cualitativos, del corazón de la Primera Zona, viñedos centenarios. Esto no es ninguna sorpresa, pero nunca pensamos en lo acelerado del ritmo con que ocurre.

¿Qué se puede hacer? Valorar la cruzada de los productores pequeños de esta zona, la Primera Zona Histórica, comprar vinos de allí, comprender que no todo es altura y calcáreo y que sin el papel histórico que tuvo esta zona, nunca hubiera habido otras zonas más modernas.

Ustedes amigos, ¿qué vinos o productores recomiendan de aquí?