«NO, NO ES EL ACONCAGUA»

«NO ES EL ACONCAGUA» repito como mantra cada vez que apuntan a la montaña más alta y nevada que recorta los cielos de la ciudad de Mendoza y alrededores.

El telón de fondo de los viñedos, que se ve tan icónico, fotogénico y nevado es el cordón del Plata. Su altura es inmensa, llegando casi hasta los 6000 metros (foto 2), lo que lo hace visibles desde los puntos altos de varias provincias argentinas.

Algunas veces aparece tapado por la Precordillera, dada la cercanía de la ciudad con esta última. Pero la diferencias de alturas es muy grande, y así lo hace visible la foto 3, donde desde un avión a 3000 metros de altura se ve la Preco totalmente disminuida frente a la pared rocosa y blanca de estos gigantes.

Pero entonces, ¿es visible el Aconcagua? Sólo desde puntos muy específicos del llano. En un avión y cuando se cruza a Chile se puede ver sobre el horizonte pero un poco más al norte (foto 4).

Lo que tienen en común es su gran altura, con cotas superiores a 5000 metros que los hace tener glaciares cuyo derretimiento en verano aporta el agua necesaria para los cultivos de los oasis, entre ellos, la vid.

Ustedes amigos, ¿se confundieron alguna vez con estos cerros? No leemos más abajo.

SAN PABLO: DÍA DE CALICATAS

Siete postales de un día agitado en el Valle de Uco.

FOTO 1. Nuestro lugar en el mundo, a dos metros bajo tierra y lleno de cosas para ver. ⛰ 🌎

FOTO 2. La intrusa. Una planta con sus hojas 🍁 totalmente enrojecidas. ¿Saben el por qué?

FOTO 3. Racimos sin sus granos. Así queda la viña luego de la cosecha mecánica 🚜, la cual es cada vez más utilizada en Mendoza.

FOTO 4. Las arañas 🕷 son compañeras inesperadas en las calicatas. Ser precavido es indispensable para no sufrir picaduras.

FOTO 5. Las alamedas 🌲son parte del paisaje rural de esta zona y de varias otras del Valle de Uco.

FOTO 6. Nuevos viñedos 🍇 asoman en San Pablo, que en apenas un lustro está duplicando la superficie cultivada.

FOTO 7. La parada obligada, los sanguches de milanesa frita de la Sole. Sobre la ruta del vino y rodeado de restaurantes súper tops, este pequeño puesto a la vera del camino le quita el hambre a precio amigo a muchos de los trabajadores de la viña.

CALINGASTA: EL VALLE DE LOS SEISMILES

En la jerga de los andinistas, los cerros de más de 6000 metros son objeto de deseo por la dificultad que plantea su conquista. La mayoría de ellos se encuentran en el límite con Chile, bien inmersos en la cordillera de los Andes y lejos de cualquier valle productivo.

Calingasta, en el extremo suroeste de San Juan, tiene la particularidad de tener una de las vistas más hermosas a la cordillera, donde son fácilmente divisibles siete (7) de esos esquivos seismiles. No deja de ser toda una experiencia el caminar entre los viñedos y de fondo tener las moles con sus glaciares a tiro de vista, situación que no se repite en otra parte del mundo.

Las fotos que acompañan a este posteo son de la finca de @los.dragones.vinos, del amigo @vasq.barreal. En ella aparecen entre los viñedos y la bodega el coloso de América, el Aconcagua, además de otros cinco seismiles. Las fotos no le hacen mérito al lugar, créanme. Las mejores vistas se producen al amanecer y al atardecer.

Por último, no pudimos con nuestro genio y por ello hicimos un video 360 desde el viñedo mostrando en detalle cada rasgo geográfico que aparece.

Este posteo junta viñedos y montañas, nuestras dos grandes pasiones. Deseamos que les haya gustado tanto como a nosotros. Nos vemos la próxima!

TOPONIMIA: FIGURITA REPETIDA

Disclamer: posteo altamente menduco) Los sagaces seguidores recordarán un publicación de hace algunas semanas donde mencionábamos a Medrano como una zona separada por la calle principal por dos departamentos o partidos. Eso llevó a la conformación de una IG que abarque a los dos sectores y se independice de la división distrital (de tercer orden).

Eso nos motivó a buscar en el listado de IG (resoluciones C23/99 y C18/12) algún otro ejemplo que donde se repitan nombre y, ¿saben qué? Hay para hacer dulce.

Tal vez el segundo caso más famoso es lo que sucede con los distritos de Los Árboles (Tunuyán) y Los Árboles (Rivadavia). Separados entre sí por más de 100km, el primero es famoso por abarcar en su parte más alta a la IG San Pablo y el segundo por ser una zona super cualitativa del oasis este, pegado a Medrano.

Otro ejemplo es el de La Primavera. En Tunuyán, este distrito está valle abajo de famoso Vista Flores y debido a su posición geográfica muy propensa a las heladas, tiene poca cantidad de viñedos. El otro La Primavera está en Guaymallén, cerca de Los Corralitos, una zona chacarera por excelencia, de mucha materia orgánica, freática y muy poquitas viñas.

Si seguimos buscando nos topamos con Los Campamentos en Rivadavia y Alvear. El de Rivadavia es un distrito con muchísima historia vitivinícola y en el sur mendocino, representa a un paraje con pocos viñedos

Otros casos son los de San José (Tupungato y Lavalle), Mundo Nuevo (adyacentes entre Rivadavia y Junín), San Francisco (Guaymallén y Lavalle) y Villa Nueva (Guaymallén y La Paz), estos últimos cuatro ya sin viñedos.

Veníamos de mucha info dura y debíamos relajar. Será hasta la próxima y nos leemos en los comentarios.

DEL SUELO AL VINO

Desde hace algún tiempo algunos proyectos están trabajando en entender qué sucede con los suelos, la vid y el vino. En esta publicación queremos mostrarle un lugar particular, dentro de la parte alta de #loschacayes y lo que han hecho los amigos de @lacostedelosandes.

La primera imagen de drone muestra la cercanía a la montaña, con un paisaje imponente. La segunda, ubica la finca dentro del contexto geomorfológico, ya que más allá de estar en el distrito e IG Los Chacayes, no todo es lo mismo.
En la tercera se notan las diferencias de crecimiento de las vides a causa de diferentes tipos de suelos, que de formal brutalmente simplificada son más pedregosos o más arenosos.

Pero las diferencias no son sólo notables desde la altura, y en la cuarta y quinta foto jugamos con ustedes para que logren distinguir por su propia cuenta esas diferencias casi a ras del suelo. Cambien de una foto a la otra para afinar la vista.

Esas diferencias en los perfiles, hacen que las plantan se desarrollen y maduren con contrastes muy marcados, que llegan a la uva y al vino. Por eso es super importante saber cuál es la variación y plasmarlo en un mapa (figura 6) y luego, dividir en unidades de suelos (figura 7).

Por último, cuando se realiza la cosecha de las uvas y la fermentación dentro de cada uno de esos perfiles se logra potenciar el lugar, ya que no hacemos un promedio sino que se obtiene lo mejor de cada una de las partes (foto 8).
Esta forma de trabajar la viña también sirve para comprender las calidades enológicas de cada perfil y reperfilar qué es un vino de tope o entrada de gama de un lugar, más allá del tiempo en paso por madera que se utiliza tradicionalmente.

Agradecemos al amigo @lucasogimenez por permitirnos publicar esta información. Cualquier duda o aporte, nos leemos en los comentarios. Hasta la próxima!