LÍMITES

En las últimas dos décadas, productores de diferentes regiones del país continúan buscando los límites cultivables para desarrollar sus proyectos. Esto incluye ir tan alto como 3300msnm en Jujuy, tan al sur como Santa Cruz, o tan frío como el valle de Trevelin.

Ese camino tiene que ser muy razonado y cuidado para que sea exitoso, eligiendo los suelos, exposiciones, pendientes y varietales adecuados. Todo el proceso puede llevar muchos años, desde la conceptualización, la prueba piloto, hasta el desarrollo completo con botellas en el mercado. La fotografía es de la zona de La Carrera, el sector más alto y húmedo del Valle de Uco, dónde actualmente existen un proyecto con vinos en el mercado, otros dos plantados y cinco más en fase de conceptualización.

En la medida que el calentamiento global corre los límites de lo posible, el hombre busca nuevos terruños para traernos a la mesa el elixir de los dioses.

LLUVIA OROGRÁFICA

 Pronóstico de precipitaciones 22/6-23/6 para el valle de Uco. La acumulación en milímetros en los faldeos cordilleranos es hasta 4 veces mayor que en los sectores alejados apenas 10km. Esto se debe a que cuando ingresa el frente frío cargado de aire húmedo, choca contra el alto macizo de la cordillera Frontal, desciende la temperatura hasta el punto de rocío y provoca la mencionada lluvia orográfica. Las zonas más altas y pegadas a la montaña del valle (San Pablo, El Peral, San José, La Carrera), son las más beneficiadas por este tipo de fenómeno, aunque no las únicas.

LOS SAUCES

En esta última entrega del distrito tunuyanino, les presentamos un mapa con la distribución de viñedos, alturas, arroyos y calles.

Una de las características principales es el cambio de pendiente que se produce hacia el oeste, que evidencia el pasaje de los dominios de la planicie al del abanico de Los Chacayes Norte. En esa transición, visible en cómo se aprietan las curvas de nivel, los suelos pasan de profundos y sin piedras a pedregosos. Este cambio parece menor pero trae aparejado perfiles de vinos muy diferenciables entre sí, y que aportan a la riqueza del lugar.

LOS SAUCES

Vista desde la finca Los Parrales hacia la tormentosa cordillera. El muy pequeño distrito de Los Sauces (23km2) pertenece al departamento de Tunuyán, y de allí salen algunos de los vinos de alta gama conocidos. Posee apenas 400ha cultivadas de vides, apretadas en el borde oeste, donde la mayor pendiente permite escapar de la helada.

Hacemos posteos de estos distritos porque son poco conocidos, tienen mínima difusión, y sin embargo son de mucha importancia en el escenario vitivinícola. Volveremos pronto con un mapa descargable.

Ustedes amigos, ¿conocen algún vino de Los Sauces?

GEOLOGÍA Y TEMPERATURA

¿Qué tiene que ver una con la otra? Bastante. Los abanicos aluviales donde se cultivan las vides en muchos lugares del país tiene una pendiente promedio. Un señor (Blissenbach, 1954) se dió cuenta que esa pendiente depende del área de aporte (cuenca de captación). En criollo, mientras más grande es la cuenca, mayor distancia de transporte de los clastos, se rompen más, y cuando se depositan, lo van a hacer en un menor ángulo, y por ende una menor pendiente.

Si tienen menos pendiente, vamos a tener menor diferencia topográfica entre la parte más alta y la más baja, y por ende menor diferencia de temperaturas.

Vamos a dos ejemplos claros dentro del Valle de Uco. El abanico del río Tunuyán, cuya cuenca es la mayor de los ríos del valle, tiene la menor pendiente. Esto hace que en zonas tan distintas como La Consulta y la parte más alta de Altamira haya apenas 180 metros de desnivel. O que entre la parte más alta y más baja de El Cepillo haya apenas 100 metros de diferencia. Por otro lado, en Los Chacayes la cuenca de aporte es mucho menor, generando una serie de abanico muy empinados y donde alcanzamos a tener 3 regiones Winkler desplazándonos apenas 15 km.

Este es un ejemplo de cómo la geología se emparenta con la temperatura en los pedemontes de muchas de las regiones del país, de la riqueza de lugares que poseemos y de la diversidad de terruños que todavía nos queda por descubrir.

Será hasta la próxima.