Chacras de Coria

Este pequeño distrito tiene una gran reputación dentro de Mendoza por ser un lugar con ritmo de pueblo, tranquilo, muy verde, con añosos árboles, todo lo propicio para casas de fin de semana. A sólo 15km del microcentro, se convirtió en el lugar deseado por muchos para vivir y desde hace tiempo cambió su principal actividad, la vitivinicultura por los barrios privados. ¿Qué pasó? ¿Cuántos viñedos y proyectos quedan en pie? A continuación les contaremos al historia.

Chacras (así, a secas) está dentro del departamento de Luján de Cuyo, a mitad de camino entre la localidad cabecera y el vecino Godoy Cruz. Su historia se remonta hasta 1576, apenas 25 años después de la fundación de Mendoza. Nació y se mantuvo como un lugar esencialmente de cultivo de hortalizas y demás hasta entrado el siglo XX, donde la vitivinicultura se expandió rápidamente por la zona. En 1975 hubo una crisis muy importante en la industria del vino lo que llevó a abandonar muchas hectáreas de vid y la gente más pudiente de Mendoza comenzó a construir casas de veraneo y de fin de semana. La cercanía a la ciudad, la tranquilidad y el verde y principalmente las noches frescas en verano lo hacían un lugar idílico. Ya a partir de los 90´s el proceso se aceleró con los primeros barrios privados y callejones comuneros hasta llegar a la actualidad, donde casi todo está cubierto por casas.

«Casi todo», porque todavía sobreviven algunos proyectos super interesantes. Ante nuestros ojos, en tiempo real, estamos viendo como un distrito lleno de viñedos se está quedando sin nada, tal cual le pasó a La Puntilla y le está pasando a otros (Vistalba, Drummond, Carrodilla).

Finca Adalgisa, 1 hectárea en el corazón de Chacras

En el mapa aparece el distrito marcado en celeste, y la superficie de viñedo en verde, donde apenas 37ha repartidos en una docena de productores están totalmente rodeadas de barrios. En amarillo aparecen 60ha viñedos arrancados y abandonados en el último año y próximos a lotearse. Saquen sus cuentas y vean cuanto más van a sobrevivir las hectáreas restantes. Lo bueno es que la facultad de Ciencias Agrarias posee un inmenso terreno en la zona y se convirtieron en los mayores productores del distrito y lo que es aún mejor, tienen su propia etiqueta de vinos.

El lado positivo de la historia es lo que hacen algunos productores y entusiastas del vino con lo que queda. Algunos apuestan a sostener muy poca superficie y apalancarlo con turismo, otros a la resistencia y existe un último grupo que apuesta a la recuperación de viñedos abandonados, como el amigo @soypablocaparros y su Sueños de Revolución. La foto del «antes y después» de una minúscula parcela es el mejor ejemplo de la garra y empeño que le están poniendo para sostener la zona:

El listado completo de etiquetas de Chacras de Coria es: Sueños de Revolución, Araoz, @closdechacras, @fincaadalgisa, Agrarias, Cavas de Chacras y Casa de Contratista. Comprar una botella de esos proyectos no es sólo comprar vino, también es apoyar a una zona histórica a que resista un poquito más el avance certero de la urbanización. Nos leemos.

LAS NUEVAS VIÑAS

La zona de Gualtallary Lomas, en pleno otoño

Esta foto es particularmente hermosa, y no sólo estamos hablando del paisaje otoñado, de las lomas del Jaboncillo, la cordillera de fondo con el inmenso volcán Tupungato, sino de algo más. Lo nosotros vemos es un cambio de paradigma en como se cultiva en un lugar. ¿Lo notan?

En los últimos años se comenzó a plantar con un conocimiento previo del lugar. Los estudios de suelos, pendientes y otros parámetros llevaron a entender que no todo era lo mismo y que por ende, si se plantaba según los patrones establecidos de cuarteles rectangulares, se ignoraba la heterogeneidad y riqueza del lugar. Con ello empezaron a surgir nuevos proyectos que se acomodan a lo que la naturaleza manda, con cuarteles que copian los diferentes suelos y exposiciones, con varietales pensado para cada tipo de suelo. A nosotros nos da un orgullo «tonto» y una inmensa alegría ver nacer esas nuevas viñas en las que participamos activamente en su división y conformación, a través de cientos de calicatas y de muchos caminados.

Sólo resta tener paciencia y esperar unos pocos años para poder degustar esos vinos nacidos desde el lugar. Creemos que ese es el camino para seguir empujando los límites en los vinos de la más alta gama y llevar a Argentina aún más arriba de donde está.

Cómo siempre y con toda foto de drone, es cortesía del amigo @fedeframa, a quién le agradecemos su generosidad por dejarnos compartirla.

PRODUCTORES DE LOS CHACAYES

Clic para agrandar

Vista 3D hacia el oeste de esta zona cada vez más conocida y renombrada del valle de Uco. Este distrito ya fue parte de muchas publicaciones (revisar en «Guías»), pero nunca habíamos realizado hasta el momento este tipo de mapa.

A causa de los límites difusos del distrito, que varía a lo largo de los años con nuevas resoluciones departamentales, sólo publicamos los viñedos más cercanos a la RP94, la arteria central de Los Chacayes y el camino al Manzano Histórico.

CONOCIMIENTO COMPARTIDO

APRENDIZAJE COMPARTIDO. El pasado mes de marzo tuvimos el placer de compartir una jornada con el periodista y Master of Wine (MW) @timatkinmw. El objetivo fue mostrarle lo que aprendimos de hacer  más de 1000 calicatas en muchas fincas de Gualtallary. Conocer lugar, suelos, fincas y vinos. Un plan ambicioso. 

Luego de una vuelta general, visitamos la finca Alluvia, donde mostramos los diferentes perfiles que gobiernan la zona y como la vid interactúa con ellos. El agrónomo @mkaiser75 nos explicó sobre manejo de vid, poda, recurso hídrico y demás según la demanda de cada perfil. 

Luego pasamos a la parte de degustación a ciegas. Habían vinos de 4 proyectos de 3 fincas, todas vecinas entre sí (@vina.cobos, @Huentalawines, @susanabalbowines y @donapaulawines). En todas ellas se había hecho el mismo estudio con la misma separación de los cuatro perfiles y se habían vinificado por separado. El objetivo de este ejercicio era saber si a ciegas podríamos distinguir los cuatro perfiles. ¿La respuesta? Si. Más allá del manejo de viñedo, de genética, de estilos y puntos de cosecha las diferencias eran notables y transversales.Tim, como excelente MW que es, pudo detectar de forma muy fácil cada uno de los perfiles en todos los flights.

En la degustación se respondió una pregunta que surgió en las calicatas, sobre cuál era el perfil que daba los vinos más cualitativos. El consenso fue absoluto. Mientras intercambiábamos opiniones surgió una duda por parte de Tim, ¿cuál era el perfil que mejor añejaba? Una vez más Martín Kaiser vino a la escena con verticales del 2014 a 2021 de los perfiles de suelos. Allí pudimos notar cómo mientras el vino de un perfil se caía en el tiempo, el vino del perfil que más gustó crecía año a año.

Fue una hermosa jornada de aprendizaje para todos, con un inmenso intercambio de ideas y opiniones en pos de seguir mejorando y poner en alto la vitivinicultura argentina. Agradecemos de corazón a todos los presentes que participaron desinteresadamente. Nos leemos.

OTOÑO

OTOÑO. Pocas cosas más lindas que recorrer viñedos en esta época, donde cada varietal toma colores diferentes generando un espectáculo ante nosotros.

Ahora que con esta «foto bonita» tenemos su atención querido lector, les vamos a contar lo que se está gestando en la industria.

Las lomas de Gualtallary, en la zona más alta del valle de Uco, son un «hot spot» para los nuevos viñedos que se implantan. En general se desarrollan en extensiones acotadas, con cuarteles más chicos que la media y cuya forma está gobernada por el tipo de suelo, logrando patrones caprichosos y muy alejados de los clásicos rectángulos.

Los sistemas de conducción también cambian, ya que las altas pendientes y exposiciones llevan a plantar más viñas en gobelet, vaso o cabeza.

¿Quiénes plantaron en las lomas o están muy próximos a hacerlo? Viñalba (Alta Yarí), Per Se, Zuccardi, La Coste, Riccitelli y Catena Zapata. ¿Dudas? Nos leemos en los comentarios.