Chacras de Coria

Este pequeño distrito tiene una gran reputación dentro de Mendoza por ser un lugar con ritmo de pueblo, tranquilo, muy verde, con añosos árboles, todo lo propicio para casas de fin de semana. A sólo 15km del microcentro, se convirtió en el lugar deseado por muchos para vivir y desde hace tiempo cambió su principal actividad, la vitivinicultura por los barrios privados. ¿Qué pasó? ¿Cuántos viñedos y proyectos quedan en pie? A continuación les contaremos al historia.

Chacras (así, a secas) está dentro del departamento de Luján de Cuyo, a mitad de camino entre la localidad cabecera y el vecino Godoy Cruz. Su historia se remonta hasta 1576, apenas 25 años después de la fundación de Mendoza. Nació y se mantuvo como un lugar esencialmente de cultivo de hortalizas y demás hasta entrado el siglo XX, donde la vitivinicultura se expandió rápidamente por la zona. En 1975 hubo una crisis muy importante en la industria del vino lo que llevó a abandonar muchas hectáreas de vid y la gente más pudiente de Mendoza comenzó a construir casas de veraneo y de fin de semana. La cercanía a la ciudad, la tranquilidad y el verde y principalmente las noches frescas en verano lo hacían un lugar idílico. Ya a partir de los 90´s el proceso se aceleró con los primeros barrios privados y callejones comuneros hasta llegar a la actualidad, donde casi todo está cubierto por casas.

«Casi todo», porque todavía sobreviven algunos proyectos super interesantes. Ante nuestros ojos, en tiempo real, estamos viendo como un distrito lleno de viñedos se está quedando sin nada, tal cual le pasó a La Puntilla y le está pasando a otros (Vistalba, Drummond, Carrodilla).

Finca Adalgisa, 1 hectárea en el corazón de Chacras

En el mapa aparece el distrito marcado en celeste, y la superficie de viñedo en verde, donde apenas 37ha repartidos en una docena de productores están totalmente rodeadas de barrios. En amarillo aparecen 60ha viñedos arrancados y abandonados en el último año y próximos a lotearse. Saquen sus cuentas y vean cuanto más van a sobrevivir las hectáreas restantes. Lo bueno es que la facultad de Ciencias Agrarias posee un inmenso terreno en la zona y se convirtieron en los mayores productores del distrito y lo que es aún mejor, tienen su propia etiqueta de vinos.

El lado positivo de la historia es lo que hacen algunos productores y entusiastas del vino con lo que queda. Algunos apuestan a sostener muy poca superficie y apalancarlo con turismo, otros a la resistencia y existe un último grupo que apuesta a la recuperación de viñedos abandonados, como el amigo @soypablocaparros y su Sueños de Revolución. La foto del «antes y después» de una minúscula parcela es el mejor ejemplo de la garra y empeño que le están poniendo para sostener la zona:

El listado completo de etiquetas de Chacras de Coria es: Sueños de Revolución, Araoz, @closdechacras, @fincaadalgisa, Agrarias, Cavas de Chacras y Casa de Contratista. Comprar una botella de esos proyectos no es sólo comprar vino, también es apoyar a una zona histórica a que resista un poquito más el avance certero de la urbanización. Nos leemos.

UGARTECHE

Vista aérea del sector productivo más sur de Luján de Cuyo. Al ya clásico Agrelo, en las últimas dos décadas se le sumó Ugarteche como distrito productivo de vides. Tanto Ugarteche como Anchoris siguen experimentando hasta el día de hoy una gran expansión de viñedos. Esto se debe a ser lugares donde todavía hay permiso de agua y a lo cualitativo de sus uvas.

La vista está orientada hacia el oeste desde un avión en pleno ascenso. Del otro lado de los cerrillos aparece entre la bruma la parte norte del valle de Uco (Tupungato) y los inmensos colosos cordilleranos y sus glaciares, fuente de agua y vida de toda la región.

LAS COMPUERTAS

Las Compuertas es uno de los lugares de mayor renombre de la Primera Zona de Mendoza. Cuna de los grandes vinos que hicieron que la provincia y el país fuera mirado con otros ojos.

En la actualidad existen 20 productores con apenas 323 hectáreas repartidos en una angosta franja de territorio, entre el río Mendoza al sur y el piedemonte de la Precordillera al norte y oeste.

En esta vista 3D que apunta hacia el oeste se aprecian cada uno de los productores con un color y su correspondiente nombre. Los límites productivos de #LasCompuertas aparecen en líneas blancas (INV Resolución C30, 2007).

¿CÓMO SE RIEGA EL DESIERTO?

A diferencia del secano europeo, en la vitivinicultura de las zonas áridas de Argentina se necesita del riego artificial. El recurso hídrico escasea en estos lugares a causa de los Andes, el cual atrapa toda la humedad del Pacífico en forma de nieve en las cotas más altas. Pero aquello que nos quita, nos lo devuelve en forma de deshielo durante el verano, a través de los ríos de los Andes Centrales. 
La mano del hombre ha logrado domar a los ríos, encausarlos en canales de riego hasta llegar a las famosas hijuelas, puerta de ingreso a cada finca. Por último, la sabia mano del encargado hace llegar por desnivel a todas las hileras.

También existe el recurso hídrico subsuperficial, el cual se explota a través de perforaciones y esa agua es almacenada en represas para luego conducida a través del riego por goteo. Este tipo de manejo del agua es mucho más eficiente que el riego por surco y cada vez se ve más en las diferentes fincas.

Compartimos imágenes de canales de riego, hijuelas e hileras gracias a la cortesía del crá de cracks, el @facuimp También compartimos algunas de las IMPRESIONANTES láminas realizada por Galileo Vitali y que son parte de su fundacional «Hidrología Mendocina» de 1941. Un libro de referencia para cualquiera que le interese el tema del manejo de aguas.

TOPONIMIA: VISTALBA

«En antiguos documentos aparece el nombre de esta localidad como Vista Alba y no Vistalba, y en los documentos relativos al terremoto de 1861, figura también como Vista Alba.»

«Quienes hayan viajado en horas del alba por las primeras estribaciones del camino que conduce a Cacheuta,habrán apreciado la singular belleza del alba recostada sobre el paisaje que se confunde entre la planicie y la montaña. De ahí el origen del nombre significativo de Vista al Alba y que, por costumbre, quedó como Vistalba.»

Isidoro Masa: Toponimia, tradiciones y leyendas mendocinas.