LAS NACIENTES DEL RÍO DIAMANTE

Primeros metros del río que le da vida a una porción importante del oasis sur mendocino y su vitivinicultura. La laguna del Diamante se encuentra inmediatamente detrás de la loma, y el río es el resultado del rebalsamiebto y desagüe hacia el sur de la misma a través de una gran falla regional que también divide la cordillera Frontal de la Principal.

LOMAS DEL JABONCILLO – GUALTALLARY

«Sobre la porción axial de las lomadas, se encuentran los depósitos terciarios de la Fm Mogotes, conformada por conglomerados con una matriz arenosa y una gran cantidad de carbonatos precipitados (A). Sobre los flancos de las lomadas que se orientan hacia el norte y sur es posible encontrar depósitos eólicos (arenas a limos) localmente importantes (B). Por último, en las porciones bajas que conectan cada lomada se encuentran los depósitos de naturaleza fluvial producidos por los ríos efímeros que erosionaron y segmentaron la sierra (C). Tanto los depósitos fluviales como los eólicos son de espesor acotado y siempre apoyan sobre los conglomerados terciarios de la Fm Mogotes.»

VALLES CALCHAQUÍES DESDE EL ESPACIO

Hace unos días publicamos un «aburrido» mapa de las provincias geológicas argentinas que significaba el puntapié inicial para conocer en profundidad las diferentes regiones vitivinícolas. Otro punto de vista interesante lo aportan las imágenes satelitales, ya que debido a su escala dan noción del contexto regional. Esta espectacular foto fue tomada desde la ISS a 400km sobre la superficie terrestre y muestra una cantidad tal de rasgos geográficos y geológicos que de ponerlos todos ensuciaría la vista. Elegimos marcar sólo lo justo y necesario. Los valles calchaquíes son la expresión más noroccidental de las Sierras Pampeanas; inmediatamente al oeste (hacia abajo en la foto) comienza el dominio de la Puna Austral, al norte de Cafayate da su inicio la Cordillera Oriental y hacia el este de las Cumbres Calchaquíes aparece el Sistema de Santa Bárbara. Por ende, los valles Calchaquíes está flanqueado a este y oeste de un basamento cristalino de edad precámbrica, de carácter metamórfico, fracturado y elevado por la tectónica andina. Luego vino la erosión de estas sierras, el transporte y la depositación en un ambiente de abanicos aluviales que fue donde se desarrolló la vitivinicultura de una gran parte de esa hermosísima región del noroeste del país. Aprovechamos para incitar a todo en que no la conoce a hacerlo, su belleza sin igual no los va a defraudar. Será hasta la próxima.

PROVINCIAS GEOLÓGICAS ARGENTINAS

En el último tiempo se ha vuelto de suma importancia conocer en qué contexto geológico están ubicados los viñedos. La división más primal del territorio argentino es la de «provincias geológicas». ¿Qué son? Si bien hay múltiples definiciones a lo largo de los últimos 100 años, la propuesta de Rolleri (1976) es la más aceptada por la comunidad y expresa que «una provincia geológica es una región caracterizada por una determinada sucesión estratigráfica, un estilo estructural propio y rasgos geomorfológicos peculiares, siendo el conjunto expresión de una particular historia geológica». Un punto importante es que las provincias así definidas pueden tener límites transicionales con las unidades vecinas. Así vemos que, por ejemplo, la vitivinicultura jujeña se desarrolla en el ámbito de la Cordillera Oriental, los valles Calchaquíes son parte de la gran provincia de las Sierras Pampeanas y que los viñedos de Calingasta están en el límite entre la Cordillera Frontal y la Precordillera.

Obviamente, que es una visualización de gran escala, posteriormente se puede profundizar en el conocimiento y entender que (por ejemplo) los mencionados Valles Calchaquíes se producen por un fracturamiento de las sierras pampeanas y que están flanqueados  a la altura de Cafayate por la Sierras de Quilmes y las Cumbres Calchaquíes, ambas pertenecientes al Grupo Puncoviscana (metapelitas y metagrauvacas precámbricas a cámbricas) pero con diferentes grados de metamorfismo y composición. Por ejemplo, esto lleva a que los abanicos del sector oriental (Tolombón) se tenga una mayor proporción de micas respecto al otro lado del río donde el metamorfismo fue mayor y las milonitas son mayoría. ¿Cómo influye en el viñedo o el vino? De lo que no sabemos no opinamos, sólo brindamos información que podría ser útil a los verdaderos protagonistas de esta industria: agrónomos y enólogos. (El mapa fue tomado del trabajo «Las provincias geológicas del territorio argentino» de Ramos, 1999)

EL ESTE (PARTE 3): RÍO DEL ZONDA

Volvemos una vez más al corazón productivo de la vitivinicultura argentina. En anteriores publicaciones (revisar en perfil) mostramos el sector de la desembocadura del Tunuyán en el llano y como la migración lateral del mismo dejó cicatrices (paleocauces) visibles aún hoy. Ahora queremos mostrar de forma más general el gran abanico desarrollado por los ríos Mendoza y Tunuyán cuando se unían en la desembocadura al llano. En el holoceno, los ríos se encontraron con un gran campo de dunas desarrollado en la llanura oriental el cual “peinaron”, esto es, erosionaron parcialmente y lo cual también se sumaron los sedimentos más finos transportados por ambos cursos de agua.

La segunda imagen es un mapa topográfico con curvas de nivel cada 25m (intervalo 550m-700m) donde se aprecia la construcción de un gran abanico (“megafan”) de mínima pendiente (menos de 0.8%), constituido por sedimentos de textura arena o menor sobre la llanura. Noten cómo las curvas de nivel se “despegan” de la zona pedemontana hacia el noreste, que hicimos coincidir con las tonalidades verdes. Por si alguna vez se preguntaron qué era o cómo estaba formado el oasis este y norte, ahora tienen la respuesta muy simplificada. ¿Dudas? ¿Consultas? ¿Quejas? ¿Felicitaciones? Nos leemos en los comentarios.