El valle de Uco y los fósiles

Carta_Geológica_UCO_300dpi

Una de las preguntas más frecuentes es por qué hay fósiles marinos en el valle de Uco y si eso indica que antes fue un mar. Para responder esto se tiene que hacer por partes. La zona se ubica a los pies de la Cordillera Frontal, la cual está compuestas principalmente de rocas igneas y metamórficas (léase “sin fósiles”). Al oeste de la Frontal, y separada por la falla del alto río Tunuyán aparece la Faja Plegada y Corrida del Aconcagua (a.k.a. Cordillera Principal), que exhumaron sedimentitas de edad mesozoicas. Éstas contienen niveles fosilíferos que han sido arrastrados por el río Tunuyán hasta su desembocadura en la zona alta de Altamira. Son muy difíciles de encontrar porque son erosionados a tamaño minúsculo durante su transporte, pero en la terraza aluvial Q1 del Tunuyán (pegado a la desembocadura) es donde hay más chances de encontrarlos.
En Gualtallary es diferente. Es IMPOSIBLE que hayan fósiles marinos pq el río Las Tunas, el cual transportó los sedimentos de los constituyentes de los suelos del lugar (recordar concepto de aluvial), nace en la Cordillera Frontal y nunca pudo transportar fósiles del mesozoico hasta allí pq sinceramente no los hay en ese sector. Esto aplica a cualquier otra zona por fuera del abanico del río Tunuyán.
Por otro lado, decir que fue un mar hace X millones de años no deja de ser un reduccionismo de una compleja evolución del paisaje hasta su estado actual. Cuando había mar en el lugar, los Andes no existían y América estaba unida a África conformando el continente Gondwana.
Para despejar cualquier tipo de dudas, se adjunta el mapa geológico 1:250000 de la zona (carta Tupungato) el cual fue “intervenido” por quien les escribe para una mejor comprensión espacial. ¿Dudas? ¿Consultas? Nos leemos en los comentarios.

San Rafael

San Rafael.jpg

El oasis sur de la provincia de Mendoza es una de las regiones más interesantes a nivel vitícola. Posee al menos 8 subregiones bien distinguibles entre sí que ofrecen alturas, orientaciones, temperaturas, orígenes y perfiles de suelos muy diferentes entre sí. Desde los perfiles típicos aluviales a pizarras, basaltos y demás que no existen en otras regiones cultivadas, pero que todavía no han sido explotados en el departamento sureño.
Lamentablemente en los últimos años ha perdido terreno con respecto a otras regiones pero existe un grupo reducido de personas que en base al ingenio y trabajo ofrecen excelentes exponentes de la zona. Ese tesón más el estudio integral minucioso del oasis sur mostrará todo el potencial que posee.
En la foto se aprecian algunos de los rasgos geológicos más distintivos de apenas la porción superior del valle, como la falla de las Malvinas levantando el Bloque de San Rafael y la posterior formación del Cañón del Atuel. Más adelante volveremos con más información (y mapas) de allí.

Valle de Uco: Altura

Uco_norte.png

Es común resaltar la altura de un proyecto o viñedo como sinónimo de calidad. Pero ¿cómo afecta la altura en el clima? En la primera imagen se aprecia el sector norte del valle de Uco, correspondiente a la zona de Tupungato y con los distritos marcados en líneas negras. Sobre el mapa de relieve se adicionó la capa de la suma térmica correspondiente a la vendimia pasada (oct-abr) realizada en base a los datos de 35 estaciones meteorológicas distribuidas a lo largo y ancho de todo el valle. Los colores indican desde cálidos (naranjas) a fríos (celestes). En base a ello Winkler desarrolló su escala dividiendo en franjas de 500°F (277°C) a las que denominó de más frío (W-I) a más cálido (W-V).
Del mapa se desprenden varias conclusiones. La primera es que el límite cultivable del valle se ubicaría tentativamente sobre los 1900m-2000m (Winkler Ia), siempre dependiendo de la topografía, exposición, etc. Lo segundo es que para el valle de Uco la relación entre suma térmica (ST) y altura es 1 a 1,033. Esto es, por cada metro que se asciende, disminuye un grado la ST. Con esto se puede extrapolar y estimar que se cambia de índice Winkler cada 277m que se asciende. Está relación varía muy ligeramente entre los sectores norte, centro y sur y será mostrada en posteriores posteos.
Otro dato que se aprecia en el mapa es que en la región geomorfológica de la Llanura Loéssica (zomas bajas del valle), tienen pendientes menores que el 2% y por ende la variación de la ST es mínima. En cambio, en las Bajadas del oeste (coalescencia de abanicos aluviales), donde la pendiente es del 3% al 10%, se asciende mucho más rápido y por ende hay mayor variabilidad de la ST.
Sobre el mapa aparecen polígonos blancos. Es la extensión de la superficie de viñedos que existen a la fecha y se pueden apreciar que los más altos en producción del valle llegan hasta los 1600m, correspondiente a Winkler Ib.
Para tener una mejor referencia geográfica, se sumó una segunda imagen satelital desde exactamente la misma posición de la primera. Se adicionaron viñedos (en verde), rutas (en naranja), arroyos (en azul) y los distritos (en blanco).