SAN RAFAEL

Hace una semana hablamos de terrazas aluviales del río Diamante y hoy nos volvemos a poner técnicos para profundizar en el estudio de la geología sanrafaelina. El oasis sur es regado por los ríos Diamante y Atuel, pero por causas que no viene al caso, sólo el DIAMANTE construyó un abanico aluvial sobre la planicie (línea gruesa blanca). Esto se puede ver en la forma de las curvas de nivel (en blanco) y en los múltiples antiguos cauces que aparecen en su sector distal (en trazas azules). El ATUEL fue relegado y pasa por el borde sur del valle. Ahora bien, antes de la intervención humana, el Diamante se unía con el Atuel en una zona de Negro Quemado. Esta unión se producía pq el Diamante tiene su punto de intersección aguas arriba de la isla homónima y su lóbulo de depositación actual (en naranja) lo conformaban el triángulo Rama Caída-Salto Las Rosas-Goudge (aprox). Desde el borde este de la isla salían diferentes cauces (en amarillo) con dirección al río Atuel, conformando un potente único río que finalizaba en los bañados del Atuel (La Pampa). En 1809, Don Miguel Telles Meneses desvió el Diamante hacia un antiguo cauce que termina en el río Salado/Desaguadero. El objetivo de su misión era proveer de agua a los inmigrantes que encaraban «la travesía», un trayecto que iba desde el Salado hasta 25 de Mayo y el cual sin agua se tornaba inviable para personas y animales.

En ambos mapas (satelital y orientaciones), además se observan las terrazas fluviales pleistocenas al oeste de San Rafael. Como verán, hay mucha info para que disfruten y se entretengan. Si alguien pensaba que San Rafael era una sola cosa, se habrá dado cuenta que no es así. En próximos posteos seguiremos profundizando sobre los perfiles de suelos en cada sector. ¿Llegaron hasta acá abajo leyendo? ¿En serio? ¿No nos están tomando el pelo? Entonces son tan o más freaks que nosotros y eso es bueno, porque no estamos tan solos en este mundo 🙂

EL TRIÁNGULO VITIVINÍCOLA DE TUPUNGATO

¿Qué es El Peral? ¿Y San José? En esta primera publicación de esta región, queremos mostrar que existe una zona productora histórica en el valle de Uco, ubicada al norte del pueblo de Tupungato, que es un área de forma triangular que posee diversos nombres dependiendo en el distrito que estemos ubicados: San José, El Peral o Villa Bastías.

A pesar de pertenecer a tres distritos e IGs, geológicamente todo ese sector corresponde a un abanico aluvial generado por el arroyo Anchayuyo, el cual trajo sedimentos de la la zona de la Carrera y los depositó en un espacio de acomodación entre la sierra del Peral y los cerrillos de Tupungato. Delimitado por el este y oeste, el crecimiento fue de norte a sur, siendo el único abanico con orientación general sur de todo el valle de Uco. Toda el área de producción histórica de El Peral, San José y Villa Bastías está plantada sobre este abanico (delimitado con línea blanca), y cuando se transita sobre el terreno hay al menos una decena de paleocauces distinguibles que dan cuenta del ir y venir del río Anchayuyo y la construcción del abanico.

En la imagen fueron marcados con líneas azules intermitentes. También se aprecia la superficie de viñedos concentradas en los sectores este (Villa Bastías) y oeste (El Peral), quedando muy poquitos viñedos en el sector más norteño del abanico (San José). Esta zona siempre nos resultó interesante y plantea una paradoja, ya que lo que la división política partió en tres distritos, la geología la unió en un abanico aluvial con características comunes entre sí. 

BIANCHI Y LAS TERRAZAS FLUVIALES

Alguna vez se preguntaron por qué la bodega Bianchi está sobre un alto? Bueno, vamos a tratar de explicarlo, pero primero empecemos por el principio. El oasis sur mendocino es atravesado por dos ríos, el Diamante y el Atuel. A pesar de ser el menos conocido, el Diamante es el que tiene un papel preponderante, ya que fue el único en desarrollar un abanico aluvial sobre la planicie, el cual ha sido cultivado extensamente con viñedos. Las pistas de su evolución se pueden encontrar en múltiples puntos del oasis, como lo son las diferentes terrazas fluviales labradas sobre el abanico en el Cuaternario.

En la literatura se han descrito hasta 5 terrazas y la más notoria de ellas es la que se encuentra sobre la bodega Bianchi. Desde San Rafael hacia 25 de Mayo se reconoce un alto topográfico al acercarse al final del aeropuerto, y sobre ese alto fue construida la bodega. Lo interesante es que hasta hace poco tiempo (geológico) el río atravesaba la ruta en sentido noreste! ¿Qué vamos a encontrar en esas terrazas? En los perfiles aparecen conglomerados fluviales, maduros, clasto sostenidos, con gran cantidad de carbonatos y sulfatos. También hay rastros de crioturbación, principalmente en las terrazas más antiguas, que evidencian condiciones de mucho más frías que las actuales, relacionado a las glaciaciones del Pleistoceno. Pero no lo hagamos de momento tan técnico. Para aquellos que quieran conocer más, compartimos el título del paper del cual se tomó el mapa y que fue para los autores revelador sobre las condiciones de generación y depositación de carbonatos y sulfatos durante el cuaternario. 

El disparador de esta publicación fue por qué una bodega estaba sobre un alto y eso nos llevó a conocer las múltiples terrazas fluviales de un río y su relación con las glaciaciones. ¿Gustó? ¿Venimos bien con los contenidos o nos estamos volviendo oldies y aburridos? Nos leemos en los comentarios!
 (Paper: Pleistocene ice wedge casts at 34S eastern Andes piedmont, south-west of south America. Grosso & Corte, 1989)

¡FELÍZ DÍA DEL MALBEC!

¿Qué se festeja hoy?  El 162° aniversario  del arribo de  de Miguel Amado Pouget a la provincia de Mendoza, y con él la introducción de las primeras vides francesas a la Argentina. Apenas arribó en 1853, tomó posición como director de la Quinta Normal (no confundirla con la Quinta Agronómica!). Poseía una extensión de casi 4 hectáreas donde se realizaron investigaciones agrícolas, en especial el estudio de la adaptabilidad de diferentes especies al clima de Mendoza.

La ubicación de la Quinta Normal era en pleno microcentro mendocino y a la fecha no quedan rastros de ella. El principal culpable fue el terremoto de Mendoza de 1861, que obligó a mudar la ciudad a su posición actual. La Quinta Agronómica nace recién en 1870 en el actual Centro Cívico, de la mano de Sarmiento, pero eso es otra historia. Así que cuando caminen por Peatonal y San Martín y alrededores traten de transportarse 160 años en el pasado e imaginar las primeras plantas de malbec creciendo allí. ¡Salud!
 (Fuente del mapa: «La primera uva malbec en Mendoza» de Francisco Alejandro Melis)