El Este

El valle central, o como se lo conoce históricamente, la zona este de Mendoza es el corazón vitivinícola de Argentina por historia, tradición, calidad y volúmen. Hay casi 70.000has cultivadas en los departamentos de San Martín, Junín, Rivadavia y Santa Rosa, el 30% de lo que hay en todo Argentina. Pero geográficamente, ¿qué es? Vamos a intentar responder a esa pregunta de forma MUY resumida.
La zona corresponde a la porción más proximal del gran abanico del río Tunuyán, el cual junto al río Mendoza conformaron el paleo río del Zonda, un gran río q formó un megabanico que abarca todo el noreste mendocino. Pertenece, junto a toda la franja este de Mendoza, a la región geomorfológica de la Llanura Oriental.
En la primer imagen satelital se aprecian la división departamental, junto con las principales localidades y ríos. La segunda foto es lo mismo pero se le adicionó la superficie de viñedos para que el lector tenga idea de la magnitud que representa esa región vitivinícola. Por último, se muestra un mapa de orientaciones junto con la referencia. En él se aprecian bien delineadas las sierras del sur de Rivadavia, la bajada pedemontana de la sierra de Lunlunta-Carrizal, la región de médanos de la planicie fluvial y el abanico del río Mendoza. La línea blanca separa a la planicie de otras regiones como las cerrilladas y la depresión piedemonta. Las líneas negras son curvas de nivel cada 10 metros y se puede ver como van avanzando desde la zona de Medrano (ápice) hacia el NE. En la zona del oeste las curvas están mucho más apretadas, indicando una mayor pendiente. Otro detalle que se ve en los mapas son los antiguos cauces del Tunuyán. El Cañada de Moyano es sólo uno de ellos pero el más notorio.

El Este es sol, clima benigno, suelos profundos, de “finos”, donde las “piedras” apenas aparecen. El Este no es todo lo mismo, no es homogéneo, no es todo la misma calidad, existen lugares muy diferentes entre sí. El Este merece una revisión, una búsqueda de los mejores lugares, una selección y sectorización para ponerlo en valor. Eso será trabajo de los que trabajan día a día en la apasionante industria vitivinícola.
Se aceptan (con gusto) opiniones.

Perdriel

_GC15442.jpg

Una angosta franja de los viñedos del distrito de Perdriel se han plantado sobre las terrazas fluviales del río Mendoza. En general, poseen perfiles marcadamente pedregosos, con una escasa matriz arenosa que es cubierto por una cubierta fluvio-eólica de espesor variable pero que en general no supera el metro. A ello se le debe sumar las condiciones naturalmente más fría del área debido a su altura (Winkler III), ya que se ubica en el sector medio del abanico del río Mendoza (depósitos asignados al Tercer Ciclo de Agradación Pleistoceno*). Todo ello confluye para que la zona produzca vinos de la más alta calidad.
En la foto, se aprecia un centenario viñedo de Perdriel con vista norte, donde al fondo queda retratada la barranca norte del Río Mendoza.
*Rodríguez y Barton, 1993.