OTOÑO

OTOÑO. Pocas cosas más lindas que recorrer viñedos en esta época, donde cada varietal toma colores diferentes generando un espectáculo ante nosotros.

Ahora que con esta «foto bonita» tenemos su atención querido lector, les vamos a contar lo que se está gestando en la industria.

Las lomas de Gualtallary, en la zona más alta del valle de Uco, son un «hot spot» para los nuevos viñedos que se implantan. En general se desarrollan en extensiones acotadas, con cuarteles más chicos que la media y cuya forma está gobernada por el tipo de suelo, logrando patrones caprichosos y muy alejados de los clásicos rectángulos.

Los sistemas de conducción también cambian, ya que las altas pendientes y exposiciones llevan a plantar más viñas en gobelet, vaso o cabeza.

¿Quiénes plantaron en las lomas o están muy próximos a hacerlo? Viñalba (Alta Yarí), Per Se, Zuccardi, La Coste, Riccitelli y Catena Zapata. ¿Dudas? Nos leemos en los comentarios.

Nuevas regiones: Uspallata

Una de las cosas que más nos gusta es pensar en nuevos lugares para plantar viñedos, rincones o regiones enteras que antes no habían visto la vid. Una pregunta que nos hacíamos hace más de una década era el por qué no había viñedos en Uspallata. Este valle en el medio de la cordillera mendocina es hiper conocido por los locales pero no por sus vinos. La respuesta era que era muy frío y por ende el escaso desarrollo agrícola se enfocaba en ajo, papa y zanahorias.

A pesar de ello, cuando analizábamos las series de temperaturas notábamos que sí era posible la vitivinicultura pero con un mayor riesgo de heladas. Mientras pensábamos todo eso, no sabíamos que ya existía un proyecto en marcha (ahora conocido como @estaciauspallata).

¿Qué tiene Uspallata de particular? Tiene un clima netamente vallisto, con diferencias muy grandes entre el día y la noche, las precipitaciones y la nubosidad son casi inexistentes y una alta radiación, ya que se encuentra por encima de los 1800msnm. En cierto punto nos hace acordar a algunas zonas de la qda de Humahuaca. Además tiene AGUA y terrenos

El valle se puede dividir en tres sectores con potencial para plantar, cada uno con su riesgo asociado. La parte baja donde está la villa (1800m-1950m), la zona de San Alberto (2000m-2200m) y la de Los Tambillos (2350m-2500m). En San Alberto acaban de plantar 4ha de viña.

El mapa muestra las ubicaciones de las tres zonas acompañado del proyecto Estancia Uspallata, el único que vinifica hasta ahora. La segunda es una fotografía desde el extremo sur del valle, donde se ve el río Mendoza, 2 de las 3 zonas y las moles que cierran el valle hacia ambos lados. ¿Dudas? Nos leemos en los comentarios.

UNA IMAGEN PODEROSA

Amamos las fotos desde el espacio, y esta no es la excepción. Lo que más nos cautiva es el reflejo del sol sobre los ríos, transformándolos en hilos de plata que surcan la porción más alta de la cordillera de los Andes.

Marcamos las localidades principales y nada más para no «ensuciar» la captura. El ojo avezado de algunos de nuestros seguidores podrá observar la forma triangular de la cara oeste del coloso de América, el Aconcagua.

Una última cosa que queremos que presten atención es a Uspallata, valle que va a ser el protagonista de nuestra próxima publicación. Se encuentra entre la cordillera Frontal (con nieve) y la Precordillera (sin nieve), en el extremo sur de un valle que comienza allí y termina en la puna riojana. Allí se está armando una hermosa movida vitivinícola que estamos siguiendo muy de cerca y explicaremos el por qué nos entusiasma tanto. Hasta la próxima.

VALLE DE UCO: HELADA HISTÓRICA

Las heladas tempranas son una amenaza usual para la vitivinicultura. A medida que el verano se retira, el ingreso de los frentes fríos hace ir cada vez más abajo al termómetro. Es así como se recuerda el evento del 25 de marzo de 2018, donde hubo heladas marginales, o el del 8 de abril del 2008 que hizo mucho daño en Los Indios y El Cepillo. Pero lo que sucedió esta semana parece dejar chiquito a todo lo recordado.

El día martes 29 avanzó un frente frío muy potente pero sin humedad sobre el continente, lo que provocó un descenso de la temperatura en todo el país, marcando mínimas históricas en diversos puntos para el mes de marzo (Rosario, Santiago del Estero, etc.). En esta época, la uva de las mayoría de las regiones más importantes en superficie ya fue levantada, pero en el valle de Uco se estaba a mitad de cosecha.

Yendo al grano, durante dos días (30 y 31) hubo registros de mínimas bien por debajo de punto de congelación en prácticamente todos los lugares del valle, generando un panorama desolador. Viendo la magnitud histórica del hecho, decidimos recopilar información de las estaciones meteorológicas de privados repartidas en el valle y hacer un mapa de las temperaturas mínimas del evento. Básicamente, documentarlo.

El mapa que preparamos es una vista 3D hacia el oeste, con la cordillera de fondo. En colores está la distribución de las temperaturas mínimas y en gris, la superficie de viñedos. Esto es super útil porque pueden ver dónde están las viñas y cuánta temperatura hizo. Los puntos negros son las estaciones que aportaron datos para la generación del mapa. Por último, se adicionaron los nombres de los principales lugares a modo de referencia.

Lo que se desprende del mapa es que sólo algunos lugares puntuales de Los Chacayes y sur de Los Árboles no tuvieron temperaturas bajo cero. Muchas de las zonas de mejor pendiente tuvieron mínimas de entre -4 y -6 grados, una verdadera locura.

El mapa de abajo es la misma info pero visto en 2D y con un poco más de extensión hacia el norte y sur. Se aprecian dos estaciones en la zona de La Carrera y otra en Pareditas, en el extremo sur.

En el siguiente LINK tienen acceso al archivo .prn del mapa. Está en el sistema de proyección WGS1984 UTM-19S.

«NO, NO ES EL ACONCAGUA»

«NO ES EL ACONCAGUA» repito como mantra cada vez que apuntan a la montaña más alta y nevada que recorta los cielos de la ciudad de Mendoza y alrededores.

El telón de fondo de los viñedos, que se ve tan icónico, fotogénico y nevado es el cordón del Plata. Su altura es inmensa, llegando casi hasta los 6000 metros (foto 2), lo que lo hace visibles desde los puntos altos de varias provincias argentinas.

Algunas veces aparece tapado por la Precordillera, dada la cercanía de la ciudad con esta última. Pero la diferencias de alturas es muy grande, y así lo hace visible la foto 3, donde desde un avión a 3000 metros de altura se ve la Preco totalmente disminuida frente a la pared rocosa y blanca de estos gigantes.

Pero entonces, ¿es visible el Aconcagua? Sólo desde puntos muy específicos del llano. En un avión y cuando se cruza a Chile se puede ver sobre el horizonte pero un poco más al norte (foto 4).

Lo que tienen en común es su gran altura, con cotas superiores a 5000 metros que los hace tener glaciares cuyo derretimiento en verano aporta el agua necesaria para los cultivos de los oasis, entre ellos, la vid.

Ustedes amigos, ¿se confundieron alguna vez con estos cerros? No leemos más abajo.